martes, mayo 29, 2007

Recordado: La avioneta que se posó en la Plaza Roja

La gesta de Matías con los radares rusos

Javier Costas

Mathí­as Rust aterriza en Moscú

Ayer se cumplieron 20 años de una de las mayores heroicidades de la aviación moderna. Mathías Rust, un alemán de 19 años, alquiló una avioneta y despegó desde el aeródromo de Uetersen (Alemania Oriental) con rumbo a Malmi, Helsinki (Finlandia). Tras hacer un repostaje indicó que se dirigía a Estocolmo, pero cambió de rumbo adrede y desapareció...

... hasta aparecer al ladito del Kremlin, en la Plaza Roja de Moscú, en plena Guerra Fría. Se bajó tranquilamente del avión y fue arrestado por el KGB. Evidentemente no tenía permiso alguno para atravesar el espacio aéreo de la URSS y burlar un sistema de defensa aérea preparado para detectar y derribar bombarderos estratégicos de la USAF y cazabombarderos. De hecho, el sistema derribó por error un avión surcoreano lleno de civiles en 1983, 269 vidas inocentes se perdieron.

¿Cómo pudo hacerlo?

Evidentemente, esquivando todos los radares de vigilancia aérea y las patrullas de cazas MiG con sensores infrarrojos. Por entonces era un piloto novel y el Flight Simulator iba por su versión 2.0, el cual se veía como en la próxima imagen y sólo reproducía parte de Estados Unidos.

Flight Simulator 2.0

Sin duda, Mathías se jugó el pellejo una barbaridad y demostró que podía pasarse por la piedra al sistema de defensa aéreo soviético ¡fácilmente!. La broma le costó a Matías un año y pico de cárcel por delitos leves de gamberrismo, violación de las leyes de aviación civil y de las fronteras soviéticas.

Actualmente, su avioneta Cessna 172B, matrícula D-ECJB permanece en un hangar propiedad de un millonario japonés, esperando a que aumente de valor para venderla. Hoy día nos quejamos de los radares de las carreteras, pero esos cuando te detectan no te abaten sin hacer preguntas.

Por cierto, el señor Rust en la actualidad reniega de su hazaña y desearía que nunca hubiese pasado y que no saliese en los libros de Historia. Sin duda, una persona muy humilde.

Fuente | Wikipedia





Hago uso de la ancestral técnica del copypasteo para mostraros una anecdota que seguramente hayais oido, la he vuelto a ver en Motorpasión y me ha parecido bien transcribirla aquí para enseñarosla.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal